ARTÍCULOS DE SIETELUCES.COM: LA NAVIDAD ES UN DESAFÍO PARA LOS SENTIDOS

La navidad es un desafío para los sentidos, un salto de trapecismo para contener las lágrimas y sonreír, que es lo que espera todo el mundo de nosotros en estos días, aunque en el corazón se acumulen tantas emociones que parece que se fueran a quebrar todas las bolas de cristal del árbol de navidad cuando las miramos. Y todo porque la lista de seres queridos que hemos perdido, que ya no estarán con nosotros celebrando una nochebuena, tomándose las uvas el último día del año y dándonos abrazos con el sentimiento de celebrar una fiesta sagrada que representa el nacimiento del Niño Jesús, es más extensa de la cuenta.



Redacción: Ruiz | Mundo arcano – Tuesc.com


A todo aquel que ha experimentado un duelo, ese vacío que no se llena con el universo entero, el que llora en secreto o sin poder contener las lágrimas en público, cuando escucha un villancico, se le hace trocitos el corazón como una valiosa pieza de porcelana cuando se estrella contra el suelo. Así que hay que hacer de tripas corazón, nunca mejor escrito, y buscar dentro del pesebre, en la estrella que corona el árbol de navidad, un milagro sacado de la manga para que los sentimientos no nos conviertan en paja aventada por el viento, como la del belén que ponemos en ocasiones con nuestras temblorosas manos.

Hay que aguantar como se pueda el ciclo imparable de la existencia, o eso de “es ley de vida” que siempre nos dice alguien lacónicamente cuando se nos va lo que más amamos.

Ahora es cuando más tenemos que echar mano de la imaginación para reflejar una mirada de paz en los adornos dorados que cuelgan del espumillón, saborear aunque nos sepa a hiel amarga un polvorón y creer más que nunca todavía en que todos los que se nos fueron siguen estando, pero de otra forma, en otra parte; que hay un espíritu colectivo, el de la navidad, que hace que hasta los más bordes de todo el año se enternezcan y te feliciten las navidades deseándote con supuesta sinceridad un feliz año nuevo.

Es el momento idóneo para hacernos fuertes y atrincherarnos en la esperanza de que en el nuevo año que está por venir se harán realidad todos nuestros sueños, aunque no sea verdad, aunque en lo más profundo de nuestro corazón nos atosigue el presentimiento de que visto lo visto, ya nada será mejor, sino que será un proceso de adaptación puro y duro a los inminentes desafíos que ahora, además de los personales, amenazan sin pudor, sin contemplaciones, a la especie humana, enfrentada a la mayor prueba de su larga e intensa existencia: la sostenibilidad de todo un planeta ante la superpoblación, el cambio climático, los fenómenos naturales que parecen rebelarse como si tuvieran conciencia propia y la despiadada avaricia de los seres humanos, que saquean a diestro y a siniestro los recursos naturales de la Madre Tierra, la que nos alimenta y nos da todo cuanto necesitamos para seguir viviendo.

Son duras las navidades para los que tenemos profundos sentimientos, recuerdos de tiempos maravillosos vividos en el pasado, los que recordamos la necrológica apabullante de todos los que fueron y son amados con todas las fuerzas, en cuerpo, mente y espíritu.

Y aun así, qué hermosa es una guirnalda con imitación de acebo, que el natural hay que dejarlo intocable, creciendo en amor y compaña como Dios lo trajo al mundo, libre y con prolongación de existencia en el futuro; qué bella la nieve aunque no caiga ya desde hace tantos años, y por eso la imaginamos o la fabricamos con corcho blanco. Y qué maravilloso es, por encima de todo, sentir que seguimos estando en familia, los que quedamos, los que somos, pues todos y cada uno de nuestros seres queridos se merecen que no empañemos su propia sonrisa con el dolor que llevamos a cuestas, que les demos el amor absoluto, pues el tiempo es efímero, se lo lleva el viento como las hojas que caen de los árboles en otoño, y ellos o nosotros no estaremos también algún día para celebrar las navidades de cualquier presente del futuro, que siempre serán únicas y diferentes.

Enlace: https://www.sieteluces.com/la-navidad-es-un-desafio-para-los-sentidos/

Fuente: Textos recopilados de las páginas web Luz de Ilunum y Sieteluces, además de los canales de youtube Luz de ilunum y Editorial Sieteluces, textos propios y/o recopilados por el escritor e investigador José Antonio Iniesta Villanueva.



Las opiniones vertidas en los artículos son escritas por sus autores y no necesariamente reflejan la opinión de tuesc.com. Se han tomado todas las precauciones razonables para producir información veraz en esta web. Tuesc.com no se responsabiliza por las pérdidas o daños sufridos por alguna persona como consecuencia del uso de las informaciones que aparecen publicadas. Si observa algún error, o quiere mostrar alguna duda, o proponer alguna sugerencia, póngase en contacto a través de nuestros formularios.