Estambul, Turquía, del 16 al 21 de febrero de 2007. Una de las ciudades más bellas y enigmáticas que visitó en mi vida, y ya en dos ocasiones, donde me siento como si estuviera en casa.



Redacción: Ruiz | Mundo arcano – Tuesc.com


Caminar por las calles de Estambul, la prodigiosa Bizancio o Constantinopla del pasado, aunque está poblada por millones de habitantes, es como recorrer un lugar que me es muy conocido. El atravesado de punta a punta, caminando durante horas y horas, visitando sus grandiosas construcciones de las más variadas épocas, huella histórica de algunas de las civilizaciones más fabulosas de la humanidad. Él vio el salto de los delfines mientras navegaba por el estrecho del Bósforo, después de que una descarga eléctrica grabe mi cuerpo, en la cubierta de una barcaza, presintiendo que algo importante iba a suceder, y todo eso bajo la llovizna que obligó a todos los que me acompañaban a refugiarse en el interior, mientras que yo me quedaba a solas con mi destino. Después, el capitán me invitó a entrar en la cabina, con su mujer y su hijo, y allí compartimos una agradable conversación en inglés. Seguro que de haberle pedido que me dejara el timón para llevar la barcaza por una de las aguas donde más batallas se han librado del mundo entero me lo permiten permitido.

Contempló la mirada de un gato en el interior de una de las iglesias más importantes de la cristiandad de todos los tiempos, Santa Sofía, Santa Sofía, pero también la de los ángeles que protegen cada una de las esquinas alrededor de su imponente cúpula. Me encandilan el espíritu todavía las luces de las lámparas colgantes de la mezquita azul, la del Sultán Ahmed, y camino, como en sueños, junto al obelisco de granito rojo de Asuán, el de Teodosio, que fue mucho antes del faraón Tutmosis III, proveniente de Karnak, ese templo en el que antaño siguió los pasos de la diosa leona Sekhmet, y todo ello entregado a mis pensamientos en el terreno de lo que está fuera del hipódromo de Constantinopla. Todavía me reflejo en las aguas de la cisterna basílica del Yerebatán Sarayi (palacio sumergido),

Recorrió muchas veces el laberinto del Gran Bazar, construido recientemente en 1464 por Mehmed II y reconstruido tras un terremoto en 1864, sin duda el más majestuoso del mundo, con más sesenta avenidas y calles, numerosos patios y más de cuatro mil tiendas, todo ello en una superficie de más de cuarenta y cinco mil metros cuadrados donde controlamos veinte mil personas, recibiendo hasta cuatrocientas mil visitantes al día, como he hechizado el aroma del Bazar de las Especias, que se remonta a 1663, al tiempo que compraba a destajo y sin recato incontables amuletos contra el mal de ojo (nazar boncuğu), para regalarlos a familiares y amigos, como siempre hago en cada uno de mis viajes.

Sigo prendado de ese cementerio que asciende por la colina, desde la mezquita de Eyup, hasta llegar al café de Pierre Loti, para disfrutar de la hospitalidad con los compañeros de viaje y las vistas nocturnas del Bósforo.

Dos veces he recorrido los más extraños e inolvidables parajes de Turquía, la antigua Asia Menor, que vio caminar por esos lares a San Pablo y ser adorada la diosa Artemisa, con todos sus pechos amamantadores. Y siempre estuve envuelto en el misterio, como en cada uno de los días de mi vida. El ovni que supe que aparecería en Capadocia, antes de emprender el viaje, se puso, enigmático, desafiante, enfrente de la ventana de la habitación donde dormía aquella noche inolvidable del primer viaje, del 28 de julio al 9 de agosto de 1998, mucho antes de este de 2007, como se puso frente a la guía, Çino Mehmet Cuneyt Kardesoglu, cuando en Antalya pedí con todas mis fuerzas que podría verlo frente a sus ojos.

Pero en este viaje de 2007 mi recorrido no fue por toda Turquía, sino exclusivamente por la que fue capital de imperios, en busca de un libro enigmático de cuyo nombre no quiero acordarme, del que me abrieron todas sus puertas, todas, en el estricto sentido de la palabra, con la magia de esas obras que, aunque con tonos de hojas de papel y una cubierta, no dejan de ser artilugios para atravesar umbrales que en ocasiones tienen dimensiones que no deben ser visitadas por seres humanos. Pero todo eso quedó para siempre en el olvido, o casi …

Me quedo con el vuelo de las gaviotas del Bósforo, la prodigiosa aguja clavándose en el cielo de los minaretes, el canto del muecín llamando a la oración, el legado de los hititas, de los selyúcidas, otomanos, griegos, romanos, de tantas y tantas culturas y religiones que por allí han pasado o se han establecido, y por encima de todo, con la esencia poética y espiritual del maestro Yalāl ad-Dīn Muhammad Rūmī , Mevlânâ, de los derviches giróvagos danzando al ritmo del sol, de la luna y de las estrellas, la misma danza que imita años después en la universidad de La Sapienza, en Roma, como final de la etapa de otro de los grandes viajes de mi vida, relacionado con los glifos del calendario maya.

Siempre quedará en esas tierras del prodigio una invitación personal de un misterioso sufijo para visitar una de las entradas al inframundo, antesala de la conexión con Shambhala, y el relevo en piedra de un ser con cabeza apepinada y largos brazos y piernas, pues como yo dijo el iniciado que me abordó junto a la ermita rupestre de San Juan, donde se encuentran escenas del Apocalipsis: “ellos y nosotros siempre hemos mantenido contacto desde tiempos inmemoriales”.

Estambul es para mí como mi propio hogar, porque tal vez lo fue en una época muy remota, siempre en mi corazón, una “terra ignota” de prodigios que no cesan …

Fuente: Textos recopilados de las páginas web Luz de Ilunum y Sieteluces, además de los canales de youtube Luz de ilunum y Editorial Sieteluces, textos propios y/o recopilados por el escritor e investigador José Antonio Iniesta Villanueva.

Las opiniones vertidas en los artículos son escritas por sus autores y no necesariamente reflejan la opinión de tuesc.com. Se han tomado todas las precauciones razonables para producir información veraz en esta web. Tuesc.com no se responsabiliza por las pérdidas o daños sufridos por alguna persona como consecuencia del uso de las informaciones que aparecen publicadas. Si observa algún error, o quiere mostrar alguna duda, o proponer alguna sugerencia, póngase en contacto a través de nuestros formularios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.tuesc.com

ACEPTAR
Aviso de cookies

Información sobre nuestras condiciones de servicio, aviso legal, política de cookies y política de privacidad.

Te aconsejamos las siguientes páginas y blogs webs:

ciudadhellin.com orientaciondeportiva.es tuesc.com joseangelruiz.com tuesticket.com Mundo Arcano

Blog de noticias de Hellín Blog orientación deportiva Blog de televisión Blog José Ángel Ruiz Blog eventos deportivos

Txulevision en redes sociales síguenos: